En su muestra individual, el artista, Cesar Paternosto transgrede los límites del espacio, a partir de un trabajo sobre líneas, rectángulos, encuentros y vacíos inadvertidos que acentúan el concepto de frontera. A su vez, son las austeras notas de color quienes asumen el nuevo significado que el artista recrea sobre las fronteras, tan abstractas como tangibles. Paternosto supera los limites conceptuales del conocimiento y materiales de la obra a través de la propia expresión espacial y plástica.

Cé­sar Pa­ter­nos­to (1931) na­ció en La Pla­ta, Argentina. Pintor y escultor residió en Nue­va York desde 1967, en 2004 se tras­la­dó a Se­go­via, Es­pa­ña, año en que pre­sen­tó una ex­po­si­ción in­di­vi­dual en el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo Es­te­ban Vi­cen­te con la cu­ra­du­ría de To­más Llo­rens. En 1969 Paternosto inició una se­rie de obras donde a simple vista el frente de la obra, blanca y uniforme, no revelaba una imagen. El artista geométrico comenzó a pintar en los anchos bordes del bastidor. En 1972 obtuvo la beca Guggenheim para pintura entre otras becas. Recientemente  los arquitectos Rafael Moneo y Pedro Elcuaz le propusieron intervenir la estructura portante del nuevo vestíbulo de llegada de la estación de Atocha en Madrid. Los planos de color de Paternosto aparecen y desaparecen a medida que el viajero o espectador camina.  

En Arte Argentino Cuatro siglos de Historia, Jorge López Anaya escribe sobre la obra de Paternosto; “Las nue­vas obras obli­ga­ban al es­pec­ta­dor a des­pla­zar su mi­ra­da ha­cia uno y otro la­do del bas­ti­dor; era una ma­ne­ra de au­men­tar la com­ple­ji­dad de la re­cep­ción, in­du­cien­do una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y cor­po­ral. Se­gún To­más Llo­rens, es­te des­cu­bri­mien­to de los can­tos de las te­las es una con­se­cuen­cia del cues­tio­na­mien­to del mar­co ini­cia­do por Paul Klee y con­clui­do por Piet Mon­drian. Pa­ter­nos­to ha­bía des­cu­bier­to esa po­si­bi­li­dad cuan­do ad­vir­tió que el pin­tor ho­lan­dés de­ja el cen­tro de la te­la abier­ta y lle­va­ba las ba­rras ne­gras y las zo­nas de color ha­cia los bor­des.”

Su obra está incluída en colecciones públicas y privadas como el MoMa y el Guggenheim en Nueva York, el Museo de Bellas Artes de Boston, el Kunstmuseum Bern, Suiza, el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, Madrid, The Ford Foundation. También en el Diana and Bruce Halle Collection en Arizona, la Colección Patrica Phelps Cisneros y Ella Fontanals-Cisneros, el Museo Nacional de Bellas Artes y Museo de Arte Moderno en Buenos Aires, la Colección Baroness Carmen Thyseen-Bornemisza en Madrid, la Colección Norman Foster, Madrid, entre muchas otras. Ha realizado numerosas exposiciones tanto individualmente como en muestras colectivas en Estados Unidos, América Latina y Europa.